Las idea original del grupo fue crear una cooperativa cerrada, sólo para los miembros del Santo Nombre. Pero la visión del grupo de que la cooperativa fuera a aliviar los problemas económicos por los que atravesaban muchas de las familias comerieñas, los hizo ampliar la cooperativa a todo residente de Comerío y anos más tarde a residentes de otros pueblos o fuera de Puerto Rico.

En esta época, la producción agrícola estaba en decadencia por lo que para Comerío, como para la mayoría de los pueblos agrícolas del país, su población estaba emigrando a los centros urbanos de area metropolitana donde se comenzaba a desarrollar una economía industrial. Para poder subsistir, la gente pobre y trabajadora recurría al crédito que sólo era ofrecido por usureros, quienes cobraban altos intereses por el temor al alto riesgo de pérdida.

Las primeras siete personas en ingresar como socios fueron: Don Demetrio Rivera, Don Hipólito Cruz, Don Juan José “Pepe” Sánchez, Don Eduardo Torres, Don Engracia Alicea y Don Lorenzo Ayala. A finales de marzo de 1957 habían ingresado 23 socios, quienes habían aportado un capital de $286.50 con los cuales brindaron los primeros créditos.

En estos primeros tiempos las acciones costaban un dólar y los pioneros de la Cooperativa recorrían los barrios de Comerío para recoger peseta a peseta las primeras acciones de los socios. Estos gestos son sólo muestra del trabajo voluntario que han aportado los socios dueños al desarrollo de La Comerieña en sus años de existencia.

La primera persona en obtener un préstamo por la cantidad de $100.00 fue Don Pedro Cruz, socio número 16, quien fue tesorero por muchos años y el primer administrador. Para esta época se destaca la labor del incansable luchador cooperativista Don Solis Rivera y a Don Demetrio Rivera, socio número 1, quien se mantuvo activo hasta su muerte a principios de 1987 y la labor de Dona Cristina Cruz, primera mujer en ocupar un puesto de dirección en la Cooperativa, por mencionar sólo algunos de los tantos socios.

El grupo comienza a recibir orientación de técnicos de la Administración de Fomento Cooperativo hasta lograr que el Departamento de Estado les otorgara el permiso de incorporación el 2 de octubre de 1962. En este año un total de 199 personas se habían hecho socias y la6 Junta de Directores expresaba tener un potencial de crecimiento de 300 socios activos.

La primera oficina de La Comerieña estuvo ubicada en una casona de madera propiedad de los Padres Dominicos y localizada en las Calles Muñoz Rivera y Santiago R. Palmer, donde actualmente radica la oficina de la Autoridad de Energía Eléctrica. Los servicios se prestaban los domingos al finalizar la misa. Eventualmente se muda a un pequeño local cerca de la Alcaldía donde ya Don Pedro Cruz fungía como primer administrador. Cuenta Don Porfirio Padilla Vazquez, que Don Pedro trabajaba día y noche, sin cobrar y todo su trabajo era manual. La próxima mudanza fue hasta la Calle Georgetti junto a La Colombina para de allí ubicarse el 23 de agosto de 1981 al edificio actual.

Nuestra Cooperativa cuenta con socios con visión de futuro, por eso desde el 1989, la Asamblea de Socios separa un 20% de sus sobrantes para el desarrollo del Cooperativismo en Comerío. Por esta gran visión, actualmente cuenta con una Oficina de Servicios en el Barrio Palomas, un departamenteo de farmacia: la Farmacoop Domingo Santiago para ofrecer al pueblo servicios de farmacia modernos y en un horario extendido. El 8 de julio de 1992, inauguramos la Cooperativa Industrial de Comerío, una cooperativa propiedad de los trabajadores y del la cual La Comerieña forma parte. Igualmente el desarrollo del cooperativismo juvenil en el apoyo a cooperativas escolares y en el proyecto cooperativo CUNICOOP, una cooperativa juvenil dedicada a la crianza y venta de carne de conejo.

El trabajo que en estos 57 años de haberse organizado y 35 de incorporada, que le han dedicado sus cuerpos dirigentes: Junta de Directores, Comites Educativos, Comités de Créditos y Comités de Supervisión, así como la responsabilidad de sus socias y socios y el trabajo consecuente, serio y digno de sus empleados han sido factores claves para que más de 4,200 personas disfruten de los beneficios de ser socio dueño de esta cooperaiva y haya logrado la solidez de una empresa que cuenta con más de 33 millones de dólares en activos.

Las aportaciones de la Cooperativa La Comerieña al desarrollo socioeconómico de Comerío se expresan a través del Programa de Becas e Incentivos Económicos, Campamentos de Verano, auspicio del Equipo Doble A los Pescadores del Plata y en otras ligas juveniles, Fiestas Patronales, Festival Jibaro Comerieño, Escuela de Bellas Artes, CODESCOM, Concurso En mi Escuela si hay Ambiente y muchas otras actividades culturales y deportivas. Por lo que se puede decir que la Cooperativa La Comerieña tiene presencia en todos los sectores de Comerio, de hecho el cooperativismo es herramienta de desarrollo colectivo, gracias a su gente que es el recurso más valioso.